Introducción

Antes que todo, debemos saber que hay diferentes tipos de hilados, principalmente en base a:

  • Material: natural, sintético y reciclado.
  • Medida: grosor.

La combinación de estos dos factores harán que tomemos diferentes decisiones antes de comenzar a tejer un nuevo proyecto. Por ejemplo, si queremos tejer alguna prenda para el invierno será conveniente hacer con un hilado de mayor grosor, para obtener calor. Y si queremos una para el verano, será ideal hacerlo con un hilado más delgado.

Esto nos lleva a una decisión muy importante: el tamaño del crochet.

Los crochet tienen diferentes numeraciones, dependiendo de la nomenclatura. Usaremos la nomenclatura europea, que mide en milímetros. Generalmente cuando compramos hilados, esta medida viene escrita en la etiqueta, así que no hay que preocuparse.

Ahora, siguiendo con el ejemplo, un hilado grueso para el invierno va a requerir un crochet más “grande”, y uno para el verano será más “pequeño”.

Y por último, y no menos importante, es que, así como cada persona tiene diferente letra para escribir, cuando tejemos tenemos diferente tensión. Esto también “afectará” nuestro resultado final, pero la práctica hace a la maestra, con paciencia lograremos manejar todos estos conceptos y se nos hará muy natural.

Ya con esto aclarado, vamos a lo nuestro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra